martes, 23 de diciembre de 2014

Mustela Putorius Furo.

No hay comentarios:
Ahí donde lo ves erguido, desafiante, decidido, atento, con orejas pequeñas pero bien orientadas, de colores sencillos pero variantes, con un morro fruncido pero voraz… tienes el retrato de un hurón. Puede ser albino y casi negro. Come carne y alguna que otra fruta de vez en cuando. Y pesa entre uno y dos kilos. Es un animal domesticable y cariñoso. Pero sigue siendo un animal que busca rincones donde encontrar presas, como sabes, y encontrarse seguro. Lo llaman mustela porque tal vez tiene una extraña forma alargada, como de gavilla. Es putorius porque desprende un olor no muy agradable. Y es furo porque es fur, ladrón que se mete en la madriguera de conejos y animales parecidos, es decir, en casa ajena, para buscar el sustento. O para ayudar al hombre a sacarlos de ella.     
¿Tiene algo que ver hurón y hurgar? Pues seguramente. Porque hurgar es furicare en Latín, que en español es hurtar. Pero hurtar excavando, escarbando, rebuscando, minando, revolviendo, rascando, erosionando, hozando…
Traigo al hurón a nuestra reflexión (podría valer también el marrano) porque se me ha ocurrido muchas veces que los que llamamos medios de comunicación son en nuestro mundo cercano y con mucha frecuencia medios de hurgar eficazmente. Si esos medios son producto de la sociedad que los engendra todo lo que antecede puede y debe aplicarse también a ella. Parece como si lo hiciese para prestar un favor a la libertad de expresión. Si es verdad lo que dicen, ¿por qué no se puede, por qué no se debe decir?
¿Y dónde se aprende a hacer eso? ¿En las escuelas especializadas? ¿Se llaman facultades porque facultan a hacer lo que estamos describiendo?
Mi convicción es que la escuela del huroneo es la familia. La familia en la que se habla de todo y de todos, se juzga y se califica a todos caiga quien caiga, se alimenta de trapos sucios, se ejercita el rejoneo sin caballo ni alguacil, enseña a ensañarse con el mundo, a encasillarlo y condenarlo sin descubrir que, al hacerlo, se está fecundando jueces sin seso y ciudadanos sin corazón.

Nuestro deber de educadores nos debe llevar a alimentar la mirada, el juicio y la expresión de respeto hacia los que llamamos semejantes pero a los que muchas veces tratamos de esclavos de nuestro desprecio.

jueves, 18 de diciembre de 2014

MedCiencia.

No hay comentarios:
Si tienes un tanque como el de la figura y te lo llevas a Siberia donde hace mucho frío y lo lavas bien por dentro con una corriente muy caliente de agua y lo dejas herméticamente cerrado para que descanse de la paliza que le has dado, puedes encontrarte con que, de repente, el tanque se quede como en la figura: para el arrastre.
Esto lo cuenta el interesantísimo blog MEDCIENCIA, explicando, además por qué pasa eso. El aire y el vapor que han quedado dentro (por muy bien que se haya vaciado el tanque) se contraen de volumen por el frío (¡estamos en Siberia, donde el frío no es moco de pavo!), se siguen contrayendo, contrayendo…  y, ¡zas!, la presión exterior, que es la normal, comprime la estructura metálica y… ¡ya ves!
¿Y con esto? Vamos a lo que nos parece una posible aplicación, aunque parezca traída por los pelos.
“La educación es cosa del corazón”, decía don Bosco. “No se educa si no se ama” decía también. “No basta que quieras al niño, al joven que educas; deben sentir que los quieres”: también Don Bosco. Es el camino para que aprendan a amar.          
No nos damos cuenta, pero, a veces por pasarnos y a veces por no llegar, no preparamos a nuestros hijos para el aire en que necesitarán respirar cuando no sorban ya el de la familia. Hay muchachos que reniegan (a veces con toda la razón) de la educación recibida. Puede ser que no lo hagan con palabras. Pero lo hacen, y esto es lo peor, con la vida. No han recibido la capacidad interior de soportar la presión de eso que llamamos sociedad y que no es sino la corriente de egocentrismo que nos modela a las gentes de hoy. Si de sus padres, de sus educadores no han recibido el talante especial que se llama madurez afectiva de respetar, apreciar, colaborar o ayudar (¡o hasta dar la vida!) al “otro”, reventarán de egoísmo o sentirán la implosión de no saberse útiles, ni disponibles, ni entregados, ni lanzados a una obra que cure en la medida en que se pueda, alguna de las muchas y con frecuencia graves heridas que hace el individualismo en la extremadamente gastada piel del “otro”, de los ”otros”, de la engreída sociedad.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Adviento.

No hay comentarios:
Un viejo y buen amigo, padre de familia y rico de experiencias, me escribe en este Adviento con los sentimientos que florecen cuando se mira el mundo desde los brazos del Padre que nos ha regalado a su Hijo, al que ya no esperamos porque, afortunadamente ya está con nosotros. Usamos con demasiada insistencia en este Adviento de lo que llamamos Liturgia y de nuestra vida desesperanzada verbos y tiempos de los antiguos creyentes, de los perseguidos en la Historia, del Antiguo Testamento, para pedir a Dios lo que ya nos ha dado. Y, pidiendo que venga, puede suceder que pensemos tanto en nosotros mismos que no nos demos cuenta de que camina a nuestro lado. Puede suceder que seamos discípulos llorosos de Emaús, presuntuosos albaceas de un fracaso inesperado que no es ya el fracaso de un Profeta y de su profecía, sino del de quienes no hemos sabido comprender que lo que creímos profecía es ahora Vida, Vida en abundancia, Vida completa y definitiva porque es Vida divina que se nos ha dado en plenitud.
Escribe mi amigo:                     
“… Y yo que, sin saber de Dios ni de su enorme misterio, solo entiendo ya la vida bajo la luz de sus palabras; y yo que le negué y le escondí, y me avergoncé de su nombre y ahora sólo encuentro razón en el milagro de su ejemplo; y yo que le pedí lo imposible y ahora sólo le pido su mano tibia y su amor sin descanso; y yo que pequé y renegué de Él, vuelvo a Él como un cordero descarriado o un pájaro sin nido; y yo, que tanto bebí del árbol de la ciencia y que tanta fe puse en negar la exactitud de Su existencia...vuelvo ahora, ¡ahora!, a Él  como un niño fatigado a dormir en sus brazos...”.

“Estas palabras pueden hacer nacer esperanza, bondad y amor pues no son mías. Vienen del dolor con el que mi Padre me ha probado y al que no puedo fallar. Él no dio a su Hijo ni un día de descanso... ¿Quién soy yo para darme un mérito? Solo digo lo que me inspira su ejemplo. Y a propósito de Dios entiendo ahora el mundo y rechazo la razón. El vendrá a nosotros en poco tiempo. Vuelven la esperanza, la alegría y el gozo. Pero no debemos equivocarnos: la Pureza de María es la prueba de que estamos ante la Verdad límpida y el Hijo que nos dio la prueba exacta de que estamos ante un mensaje cierto. Cuando leo el Evangelio encuentro verdades que nadie ha podido explicar y cuando reflexiono sobre sus textos lo entiendo todo, todo lo que ningún hombre ha podido explicar. Solo soy un niño extasiado por algo que no entiendo, pero que me hace temblar de emoción...”.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Mensaje para quienes tengan simpatía por María (Ángel, RM)

No hay comentarios:

Amigas y amigos: escribo este saludo pensando en el día 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción. Pero ¿saben? No pensaba referirme ahora al dogma de esta fiesta, sino compartirles una convicción desde la Fe. Algo más vivencial.

Y esto vivencial es: Me encanta precisamente imaginarme a la Virgen María como Madre, como mamá, tal y como lo expresa esta estatua de un templo. Qué realidad tan natural, tan humana y tan bella al mismo tiempo. Y me encanta imaginarme a esa joven muchacha (casi poco más que adolescente que era María en ese momento), y que SE FÍA DE DIOS, LOCAMENTE, HASTA EL FINAL, AUNQUE NO ENTIENDA NADA, AUNQUE NO SEPA POR QUÉ LE CAMBIARÁ TANTO LA VIDA... Simplemente CONFÍA EN DIOS Y LE DICE SÍ. Y no sólo un día, sino un día y otro y otros muchos...
Y les confieso que me basta con pensar esto para que me sienta profundamente atraído por esta talla de MUJER-CREYENTE-LIBRE que ha sido después la mamá del Hijo de Dios.
Después, en la devoción, nosotros le ponemos vestidos lindos, joyas, coronas..., PERO MARÍA DE NAZARET no fue así, sino que fue esa joven QUE SE ABANDONÓ EN LOS BRAZOS DE DIOS, SIN PONER NINGUNA CONDICIÓN.
¿Qué les parece el desafío? ¿Qué ocurriría si cada uno de nosotros fuésemos capaces de hacer lo mismo? FELIZ FIESTA DE NUESTRA MADRE. Que su Hijo por medio de la intercesión de su MADRE les bendiga. Feliz día de la Inmaculada. Angel. R.M.
Y esto vivencial es: Me encanta precisamente imaginarme a la Virgen María como Madre, como mamá, tal y como lo expresa esta estatua de un templo. Qué realidad tan natural, tan humana y tan bella al mismo tiempo. Y me encanta imaginarme a esa joven muchacha (casi poco más que adolescente que era María en ese momento), y que SE FÍA DE DIOS, LOCAMENTE, HASTA EL FINAL, AUNQUE NO ENTIENDA NADA, AUNQUE NO SEPA POR QUÉ LE CAMBIARÁ TANTO LA VIDA... Simplemente CONFÍA EN DIOS Y LE DICE SÍ. Y no sólo un día, sino un día y otro y otros muchos...
Y les confieso que me basta con pensar esto para que me sienta profundamente atraído por esta talla de MUJER-CREYENTE-LIBRE que ha sido después la mamá del Hijo de Dios.
Después, en la devoción, nosotros le ponemos vestidos lindos, joyas, coronas..., PERO MARÍA DE NAZARET no fue así, sino que fue esa joven QUE SE ABANDONÓ EN LOS BRAZOS DE DIOS, SIN PONER NINGUNA CONDICIÓN.
¿Qué les parece el desafío? ¿Qué ocurriría si cada uno de nosotros fuésemos capaces de hacer lo mismo? FELIZ FIESTA DE NUESTRA MADRE. Que su Hijo por medio de la intercesión de su MADRE les bendiga. Feliz día de la Inmaculada. Angel. R.M.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Mirlo.

No hay comentarios:
Tomo de LA VOZ DE GALICIA, del pasado 14 de noviembre de 2014, este reportaje.  
La canción de cuna de Chris Picco a su bebé antes de morir".
El cantante californiano pidió llevar la guitarra a cuidados intensivos, después de perder a su mujer en el parto
El estremecedor vídeo de Chris Picco cantando una canción de los Beatles a su bebé prematuro que agoniza en una incubadora ha dado la vuelta al mundo en Youtube. Lennon nació el 8 de noviembre, cuando solo habían pasado 24 semanas de gestación. Su madre, Ashley Picco murió después de que se le practicara una cesárea de emergencia. Tres días después murió el pequeño.
Chris Picco es un músico californiano que, a través de su página web, anunció el pasado agosto la llegada en febrero de su primer hijo. Tras la trágica noticia del fallecimiento de su mujer, el cantante pidió al hospital Universitario Loma Linda, de Los Ángeles, poder acceder a la zona de cuidados intensivos con su guitarra, pues recordaba cómo el bebé «se movía cuando él cantaba durante el embarazo». Un amigo grabó la tierna imagen del músico cantando la canción «Blackbird» de Los Beatles a su hijo Lennon, que está en el interior de una incubadora. Finalmente, Lennon Picco murió el pasado 11 de noviembre, en los brazos de su padre.
El vídeo subido a Youtube ha superado en pocos días el millón de reproducciones.
«La vida de nuestra querida Ashley se cegó trágicamente el fin de semana pasado. Su amado bebé resistió con nosotros brevemente por unos pocos días más», según una necrológica publicada e Internet, informa AFP.
Chris Picco contó su tragedia en su perfil de Facebook: «He sido bendecido y honrado de amarlo antes de que él se formara, de alentarlo mientras su mamá lo llevaba, de encontrármelo cara a preciosa cara, y de sostener su perfecto pequeño cuerpo mientras decíamos "Adiós por ahora". No hay palabras, pero quería mantenerlos informados, ya que vuestro amor y apoyo ha significado más que nada en el mundo. Todo lo que necesitas es amor». Además, un portavoz de su familia explicó que el cantante pasaría los próximos días con su familia”.

Y lo he transcrito porque es el poema más bello que se puede recitar para embelesarse  y embelesar en la contemplación de lo más grande, más maravilloso, más alto, más valioso, más sublime, más delicado, más combatido, menos comprendido por energúmenos que pueblan los estratos sociales, políticos y económicos de la sociedad. Cuando se fracasa en la familia y con la familia se ha participado del suicidio social del futuro, porque se ha cometido el crimen de ahogar lo único divino que hay en el universo: el amor hecho vida humana, la familia.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Familia Márquez.

No hay comentarios:
Marc: "No puedo ser más feliz, es imposible. Y no solo por mí, y no solo por mi familia, y no solo por mi equipo, y no solo por Honda, que me ha ayudado tanto, sino porque es un premio muy grande, inmenso, para el trabajo que hemos hecho todos a lo largo de todo el año".
Álex: «Ni en los mejores sueños Marc y yo pensábamos en que podíamos ganar un título mundial el mismo año. Es un día increíble para la familia Márquez. Ha sido especial e increíble poder ganar aquí en Valencia. Un sueño que se ha hecho realidad y estoy muy feliz».
Todos los que han estado atentos saben que el pasado día 9, en Cheste (Valencia), Marc Márquez (24 años) conseguía su victoria 13 de la temporada en el Campeonato Mundial de MotoGP con 362 puntos, 7 más que el segundo clasificado. Y que su hermano menor Álex (18 años) se coronó como campeón mundial en Moto3 con 278 puntos, 10 podios y 3 victorias.  
Habéis prestado atención, sin duda, a que los dos se refieren a su familia como a una base fundamental. Ellos mismos son familia. Y así lo subrayan en los comentarios que hacen a su vida y a sus victorias.  

En esta página, que no es deportiva (pero que admira el deporte y cómo quisiera que los jóvenes lo practicasen) y que siente por la familia una veneración suprema,  es natural que acentuemos todos los rasgos que cerca o lejos de nosotros nos hacen comprender que todo el bien y todo el mal de cada joven, de cada ser humano, grande, pequeño o viejo, de la sociedad actual brota de la familia. Y que, si es deseable que el fruto de la familia sea siempre y en todas el bien, se cultiven en ella los valores que la hacen grande: el amor, sin el que no existe; la ternura, cuya falta la suple, si acaso, el orden de la escudería; la generosidad y la entrega, que es una forma de parto constante, diario; el altruismo incondicional, que es el camino para hacer de todos una solo corazón, como proclamaba Horacio de un entrañable amigo: “Mitad de mi alma”.

lunes, 24 de noviembre de 2014

"La Hija del Regimiento"

No hay comentarios:
Las sensatas reflexiones de Javier Camarena con ocasión de su actuación como Tonio en la ópera de Gaetano Donizetti el pasado 7 de noviembre en el Teatro Real de Madrid son ya un testimonio, un maravilloso ejemplo y unas buenas noches llenas de sencillez y ardor.
Nació en Xalapa, México, hace treinta y cinco años, y es un tenor, según los entendidos, a la altura de los grandes cantores en ese difícil registro. En un breve intervalo del aria “Ah, mes amis", se llega nueve veces al do de pecho: una proeza. Escuchemos la sabia lección humana que nos da Camarena.
El éxito es “ir cosechando lo que se ha venido sembrando desde hace 20 años que es cuando empecé a estudiar formalmente. No ha sido fácil. Ha requerido mucho esfuerzo, mucha disciplina y situaciones difíciles. Pero ha sido un camino muy hermoso. Afrontar sacrificios, con todo lo que hayan podido doler, para después ver este abrazo, este reconocimiento, me hace pensar que todo ha valido mucho la pena. Me siento muy agradecido a toda la gente que tiene esta reacción. En Madrid, el comentario general es que el público es muy difícil de satisfacer, más en la cuerda de los tenores. Este cariño es una gran recompensa...

El estudio es muy exigente. Tan solo la carrera de música, la más corta, puede durar 8, 10 o 12 años. No son carreras cortas, son caras, tienes que invertir mucho, también en disposición y disciplina. A mí me decían, "agarra una guitarra, ponte a cantar. ¿Para qué quieres ir a una escuela?". No se trata sólo de tener talento natural sino que hay que desarrollarlo. Emplearse a fondo en el repertorio, pero también solfeo, armonía, Historia de la música. Y es una carrera en la que jamás terminas de estudiar, en la que cada compositor tiene su estilo, en la que te puedes especializar. Una ópera dura como mínimo dos horas. En algunas, estarás cantando prácticamente todo el tiempo. La preparación es constante. Lo que se ve es la punta del iceberg. E incluso eso te lleva un mes o mes y medio”.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Don Bosco siempre con los jóvenes.

No hay comentarios:
Cada año, como sabes, repitiendo el gesto de Don Bosco en el Valdocco de su corazón, el Rector Mayor de los Salesianos regala a la Familia Salesiana un Aguinaldo espiritual. Este año y para 2015, año del bicentenario del nacimiento de Don Bosco,  don Ángel Fernández Artime nos  ofrece éste:

En el 140 aniversario de la primera expedición misionera de Don Bosco, el 11 de noviembre (1975-2015), la Dirección Central para la Comunicación Social nos presenta el póster del Aguinaldo que figura en el arranque de estas Buenas Noches.  Don Bruno Ferrero, Director del Boletín Salesiano de Italia, de quien ha surgido la idea representada en él, dice: "El sueño de los 9 años de Don Bosco, hoy, tal vez sería así". Se ha impreso en italiano, inglés, español, francés, portugués, polaco y alemán. El mismo P. Ferrero, para presentarlo y explicarlo, añade: "El sueño de los 9 años de Don Bosco hoy, tal vez sería así. Con los jóvenes en equilibrio entre el cielo y la tierra, suspendido y sin un verdadero punto de apoyo seguro, un punto estable que ofrezca ese mínimo de seguridad necesaria para empezar a vivir.
La pregunta de nuestro tiempo es: ¿Dónde están los adultos? Escondidos en el cúmulo de privilegios que han ganado, agotados, pesimistas, tienen poco que transmitir.
Los niños y los jóvenes deben "conformarse" con su pequeño bagaje moral de todos los días, viéndose en Facebook. Sin pasado ni futuro. Son verdaderamente pobres y abandonados.
Hay niños y adolescentes que creen que nunca podrán complacer a sus padres sin importar lo que hagan, y por lo tanto rechazan inconscientemente el mundo adulto y sus 'estúpidos' valores.
‘Mira’, dice María a Don Bosco. 'Aquí está tu campo, aquí es donde debes trabajar’. Don Bosco no tiene miedo, está habituado a caminar en una cuerda floja entre el cielo y la tierra. Solo él sabe llegar a los jóvenes donde están. Él va donde están los jóvenes. A todos les repite: ¿Queréis una vida cualquiera o queréis cambiar el mundo? Podéis contar conmigo. Yo voy con vosotros. La vida es una aventura maravillosa y juntos podemos lograrlo’.
Y a los educadores les pregunta: ‘¡Debéis demostrar, no enseñar!’. Y añade: ‘Los jóvenes saben lo que quieren, pero no saben lo que es realmente necesario para ellos. Estos jóvenes realmente necesitan una mano generosa, que cuide de ellos, los cultive, los guíe...'".
Con el presentación del póster llegan también estas líneas: «El póster del Aguinaldo 2015 es "Con los jóvenes, para los jóvenes" también por otra razón: una vez concebida la idea del póster, se hicieron los primeros bocetos con la ayuda del salesiano coadjutor Luigi Zonta de Turín. La elaboración gráfica fue desarrollada por el joven artista Luca Pontassuglia, de 20 años, animador del Oratorio salesiano de Vasto, que se formó en el grupo de los "Amigos de Domingo Savio". Estudió en la Escuela de Arte “B. Jacovitti” de Térmoli y, aun tan joven, cuenta ya con numerosos trabajos artísticos. En noviembre de 2012 por los diversos cuadros, pinturas, y esculturas realizadas con excelentes resultados, tuvo el reconocimiento como “Alfiere del lavoro” entregado por el Presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano».

viernes, 14 de noviembre de 2014

Cien por cien.

No hay comentarios:

Cneo Pompeyo Trogo era voconcio. Como suena a insulto debo recordar a quien no lo tenga presente (¡han pasado tantos siglos!) que voconcios eran los naturales de una tribu de la Galia Narvonense. Este Trogo (galo él, pero ciudadano romano) vivió en el siglo I a.C., cuando los romanos estaban asentando sus huestes militares, sus ciudades más o menos civiles, su genio constructor y sus costumbres y calzadas en su Hispania. Y digo su, porque era nuestra, pero la hicieron suya. Y tuvo cierto relieve como historiador en tiempos del primer emperador, Augusto, y casi casi del insigne historiador Tito Livio. En realidad Trogo era más que historiador. Escribió sobre la Naturaleza, sobre animales y plantas. Y lo hizo tan bien que Plinio el Viejo escribió su Naturalis Historia bebiendo en las fuentes de nuestro Trogo.    
La obra principal de Trogo son las Historias Filípicas (¡44 “libros”!) sobre Filipo II de Macedonia y su hijo Alejandro Magno. Y para eso leyó detenidamente a los historiadores griegos Teopompo, Éforo, Timeo, Polibio… en la obra de Timágenes de Alejandría.
¿Y qué pinta aquí Cneo Pompeyo Trogo? Pues supongamos que nos conoció bien a nosotros, los hispanos, y escuchemos lo que escribió de nosotros: "... prefieren la guerra al descanso y si no tienen enemigo exterior lo buscan en casa". Y si añadimos lo que pensaba Lucio Anneo Floro, africano, que vivió un siglo largo más tarde, y que reflejó mucho y bien en su Compendio de la Historia Romana sobre las Guerras Cántabras, tendremos un retrato nuestro de hace veinte siglos: "La nación hispana no supo unirse contra Roma. Defendida por los Pirineos y el mar habría sido inaccesible. Su pueblo fue siempre valioso, pero mal jerarquizado".
Seguramente nos indigna que extraños como Trogo y Floro se metan con nosotros o contra nosotros. Pero, ¡atentos!, porque si lo hacemos, estaremos dándoles la razón.  

¿No advertimos en lo que decían algo muy propio de nuestro ser? ¿Hay remedio? ¿Preocupa a los que educamos acompañar desde pequeños a los que mañana han de poblar, relacionarse y mandar actitudes serenas, maduras y firmes de respeto y atención a los demás, de responsabilidad en la gestión de la propia vida, de grandeza en las relaciones con los demás, de honradez y austeridad en el manejo de la brida de nuestra vida y de las misiones que se nos confían? La vocación de dictadores que naturalmente llevamos dentro no puede ser la herencia que leguemos. Aprendamos, para poder enseñarlo, que el servicio es la única actitud que dignifica al hombre.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Amar?

No hay comentarios:
Fiódor Mijáilovich Dostoyevski (1821 - 1881) es, según el juicio del siempre certero Stefan Zweig (Tres maestros…), «el mejor conocedor del alma humana de todos los tiempos». Una de sus obras  (la mitad de esa obra porque la segunda parte no la pudo escribir), Los hermanos Karamázof, publicada en noviembre de 1880 unos meses antes de su muerte es, según muchos, una de las obras más importantes de la literatura universal. Todos la conocéis. Y, si no, sería bueno que os acercaseis a leerla. Toda ella es alma, fervor, pasión, dolor, bondad, malicia, fe, devoción, compasión, cariño entrañable, odio, crueldad...
La página manuscrita del libro V que encabeza este comentario es como un reflejo de ese mundo atormentado. En él tiene voz la señora Khokhlakof: “... al amar, trabajo por un salario y exijo recibirlo inmediatamente en forma de elogios o de un amor como el mío. De otro modo no me es posible amar a nadie...” y el starets repuso: “Eso mismo me dijo hace ya mucho tiempo un médico amigo mío, hombre inteligente y de edad madura. Se expresaba tan francamente como usted, aunque bromeando con cierta amargura. Me decía: ‘Amo a la Humanidad pero, para sorpresa mía, cuanto más quiero a la Humanidad en general, menos cariño me inspiran las personase en particular, individualmente. Más de una vez he soñado apasionadamente con servir a la Humanidad, y tal vez incluso habría subido al Calvario por mis semejantes, si hubiera sido necesario; pero no puedo vivir dos días seguidos con una persona en la misma habitación; lo sé por experiencia. Cuando noto la presencia de alguien cerca de mí, siento limitada mi libertad y herido mi amor propio... Apenas me pongo en contacto con los hombres, me siento enemigo de ellos”.

¿Te pasa a ti lo mismo? A mí, sí. ¿Y tengo remedio para ello? El mismo que Fiódor vivió aplicándolo a su corta vida de sesenta años. El lema lo escribió en la cabecera de esta afortunadamente larga novela y figura en la lápida de su tumba en el cementerio Tijvin del Monasterio de Alejandro Nevsky, San Petersburgo: En verdad, en verdad os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo, pero si muere produce mucho fruto. Evangelio de San Juan 12:24